Tamales La Costeña: Por Sabor?

El plan para el siguiente año (2016) es exportarlo a Estados Unidos, y de ahí empezar a crecerlo en el resto de los países donde actualmente vendemos

-María Álvarez, Gerente de Mercadotecnia de La Costeña a CNN Expansión-.

Hace unas semanas alcancé a ver en Facebook una imagen de tamales envasados de La Costeña, la empresa mexicana que se dedica a enlatar y envasar productos mexicanos como chiles, salsas, verduras encurtidas, frutas en almíbar, frijoles entre otras cosas. Cuando vi la imagen, no podía creer que fuera real, y más porque el diseño y logotipo de la marca tenían un ligero ajuste de diseño por lo que pensé en un meme o una propuesta de algún internauta.

Pasaron unos días y acudiendo a un 7-Eleven en el centro de nuestra ciudad, logré ver junto a los alimentos preparados aquellos tamales al interior de un empaque sellado al vacío, efectivamente era real que un alimento mexicano además de tradicional, de consumo diario en cualquier rincón de nuestro país, estuviera en venta de una manera además de comercial, peculiar. No presté mucha atención ni alcancé a ver el precio por la prisa que traía. En otra ocasión reciente, alcancé a verlos en Wal-Mart sin fijarme en el precio (otra vez) pero decidí probarlos en algún momento para ver que tal estaba el asunto.

Realizando una investigación previa en diversos medios, estos productos fueron lanzados en Septiembre de 2015 dentro de su categoría “listo para comer” en los principales puntos de venta como supermercados y tiendas de conveniencia de tal forma que fueran acercando el producto a quienes aman los tamales pero por alguna u otra razón no consumen en las mañanas con los tamaleros tradicionales o los que tienen cerca en pequeños comercios que pueden ser más comerciales/industriales no son de su agrado.

Este peculiar tamal lo podemos encontrar en un precio promedio de $15.00 en cualquiera de sus presentaciones y su sabor lo considero agradable pero claro: no hay como los tamales originales y recién hechos que podemos encontrar en las calles de nuestras ciudades. Preguntando a gente cercana, les parece algo interesante el hecho de que comercialicen de una manera industrial este tipo de productos como se ha hecho con salsas, verduras, chiles y afines pero lo ideal (y concuerdo con esto) es que estos tamales se exporten a otros países.

Muy difícilmente encontraremos tamales originales fuera de México, pero es acertado que en los planes de La Costeña tengan intenciones de exportarlos a otros países para que disfruten de una milenaria tradición mexicana; países como Estados Unidos, Canadá, España y algunos de América Latina pueden ser una excelente cobertura para el primer acercamiento a su exportación por presencia de mexicanos en esos territorios así como un acentuado gusto por la gastronomía mexicana.

Creo que exportarlos es la mejor opción pero descontinuarlos del mercado no lo es, ya que en algunas zonas de las ciudades es difícil encontrar tamaleros por las mismas regulaciones que ejercen los ayuntamientos sobre el comercio informal logrando que sea de difícil acceso llegar a los originales tamales y obligándonos a consumir alimentos empacados (nacionales o extranjeros) y pues entre esas opciones encontraremos un increíble tamal de La Costeña. En lo personal, a mi me gustaría que añadieran tamales de rajas, frijol y jarochos para darle más variedad a la línea actual. Esperemos con fijación las nuevas estrategias y movimientos de la unidad de negocio de esta gran compañia mexicana.

Deja un comentario